Todos nosotros nos vamos haciendo expertos en algo al pasar el tiempo y aun y cuando parezca que al principio no tenemos grandes habilidades, con la practica vamos ganado desenvoltura y eso se nota a la larga. Con la música pasa algo particularmente cursos, pues cuando un niño comienza en la música suele molestar a todo su entorno y esa es una actitud que desmotiva a cualquiera.

En este artículo quiero hablar de esos primeros pasos en la música y como es necesario el apoyo del entorno para que cualquier persona se desarrolle. Como dije, es la experiencia lo que hace al maestro.

Si tu hijo muestra interés por la música, bien sea como cantante o a través de algún instrumento, lo mejor que puedes hacer es canalizar el aprendizaje del arte; también es cierto que tienes que armarte de paciencia.

Si tu hijo en verdad está interesado en la música, lo más correcto es que lo lleves a alguna academia en doce pueda recibir educación formal al respecto, pero debes entender que una academia de música no es suficiente. Toda persona que hace vida en la música necesita experimentar y por lo general esa experimentación se hace en casa.

Hay que ser tolerante, quizá en un principio no dé con ninguna nota, pero con el tiempo ora mejorando. Lo más correcto es que establezcas tiempos de práctica con tu hijo para que así incomode, si es que lo hace, lo menos posible.

Lo más importante de todo es que tu hijo, en verdad sienta el apoyo, pues eso lo motiva a mejorar.